Tania Rosales en su casa

Tania Rosales 

Objetivo 6: Agua Limpia y Saneamiento

El Covid-19 y la crisis hídrica en México

Por qué es tan urgente tener acceso a agua limpia en un país azotado por la pandemia

POR lydia carey
26 de febrero de 2021

Tania Rosales, de 37 años, vive con su familia en la zona de Los Reyes La Paz, en las afueras de la Ciudad de México. El agua de su vecindario proviene de un pozo local. “Todas las noches a las 8 pm se corta el agua de nuestra casa y no hay ni una gota hasta las 8 de la mañana siguiente", comenta. Tania vive en una familia de cinco personas, con su hija Zara de 11 años, su madre, su hermana y la hija de su hermana de 18 meses.

Para la ducha matutina, Tania calienta una cubeta de agua porque tiene que salir a las 6 de la mañana para llegar a su trabajo de servicio de limpieza y en su hogar no hay agua para ducharse hasta las 8 de la mañana.

“Si llego a casa del trabajo después de las 8 de la noche, no hay agua, así que el lavado de mi ropa y de los platos tiene que esperar hasta el día siguiente, o incluso hasta el fin de semana", dice Tania. “Varias veces al año, se corta el agua por completo para el mantenimiento de la tubería en su barrio, a veces durante casi una semana. Lleno cubetas y tambos, todo lo que tengo, pero no es suficiente para que nos dure hasta que regrese el suministro", añade.

“Algunos de nuestros vecinos tienen cisternas, así que vamos a pedirles que nos den un poco de agua. Algunos están dispuestos a ayudar y otros no, porque somos muchos en el vecindario".

Tania Rosales con su hija Zara

Tania Rosales con su hija Zara

Escasez de agua

La realidad es que México se está quedando sin agua, una crisis con graves consecuencias, desde derrames de aguas residuales hasta hundimientos. La temporada de lluvias entre junio y septiembre trae consigo inundaciones repentinas, por lo que es una paradoja que un país propenso a las inundaciones también pueda sufrir una escasez crónica de agua. La falta de agua en el país combinada con infraestructura deficiente, mala gestión y grande contaminación, es una mezcla tóxica, según Carlos López, investigador y profesor del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales (CEDUA) de México.


“Hoy en día, el presupuesto del gobierno mexicano para el sector del agua es un 50 por ciento menor que en 2011", dice Carlos López. "Eso significa una pausa en la mejora de la infraestructura y una reducción en la expansión de las plantas de tratamiento de agua.”


Esto a pesar de que el gobierno mexicano haya consagrado el derecho al agua limpia como universal en la constitución del país en 2012. “Desde hace muchos años, el acceso al agua se ha ido expandiendo poco a poco. Con la aprobación de la enmienda, no he visto que el proceso se acelere, como esperábamos. El acceso sigue creciendo, pero al mismo ritmo que antes", explica. 


Aunque no todas las zonas del país son como la Ciudad de México, la capital es un microcosmos de los problemas hídricos nacionales. El acceso al agua es relativamente constante en los barrios de clase alta, pero el servicio es desigual en las comunidades más pobres. Cortes de agua en toda la ciudad son comunes. Los acuíferos de la ciudad se están vaciando más rápido de lo que pueden rellenarse naturalmente, e incluso cuando se encuentra agua que fluye libremente del grifo, no siempre es seguro beberla. Más de la mitad de la población del país no tiene acceso a agua potable en su casa, según las cifras de UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el año 2017.

La vida en el canal 

Los canales de Xochimilco, México

Los canales de Xochimilco, México

Fotografía: P J Rountree

Flotando por los canales del sur de la Ciudad de México, nunca imaginarías que hay una escasez de agua. Los antiguos canales están llenos de peces, patos y garzas que cazan entre las orillas bordeadas de lirios. 

 

Pero las apariencias engañan. El agua debajo de los barcos proviene de una planta de tratamiento de agua local y sus niveles de microbios dañinos y metales pesados la hacen demasiado contaminada para beber. Los pocos habitantes que viven completamente establecidos en los canales tampoco tienen agua corriente. 

 

La madre de tres hijos, Dulce Rosario, y su familia, que han estado viviendo durante los últimos 13 años en una de las islas artificiales de los canales – llamadas chinampas – transportan regularmente jarras de agua en su bote de fondo plano desde la ciudad hasta su casa en los canales. Esta agua comprada en una tienda es para beber y cocinar. También llenan cubetas con una manguera en la costa cercana de una de las islas, pero es poco probable que el agua sea segura para beber.

Dulce Rosario con su hija Luz

Dulce Rosario con su hija Luz

Fotografía: Lydia Carey

Dulce creció en estas aguas. Su padre nació en las chinampas y las sacaba a menudo cuando era niña. Luz, la hija de 11 años de edad de Dulce, también nació en la chinampa y nunca ha conocido un hogar con agua corriente.

 

“Es una chinampera de nacimiento", dice Dulce con orgullo.

 

Dulce y sus otros dos hijos, de 15 y 19 años, vivieron una vez con abundante agua corriente a unos pocos kilómetros de distancia en el centro del barrio de Xochimilco, pero Dulce dice que adaptarse a la vida en los canales no fue tan difícil para ella.


“Fue más difícil para mi marido que para mí", dice. "Él es más una persona de ciudad y yo, bueno... este era mi mundo.”

La desigualdad del agua

Nombrada como una reserva ecológica, las chinampas y canales de Xochimilco son técnicamente una zona libre de construcciones. Cualquiera que viva allí es considerado irregular. A pesar de eso, muchos como Dulce se mudan a las chinampas porque no pueden pagar los alquileres de las zonas más centrales de la ciudad. No hay servicios, la electricidad llega a través de líneas ilegales que cuelgan sobre los canales y es sólo suficiente para hacer funcionar unas pocas luces o la televisión.

“No creo que nunca vayamos a tener agua aquí porque es una zona protegida", dice Dulce. "Lo extraño es que la prohibición es sólo desde el canal hasta aquí, pero todas las casas de allí están bien", dice, señalando el "lado de la ciudad" del canal.

“Esa casa de allí es enorme y nosotros vivimos en pequeñas casas de madera. Y es más probable que el gobierno derribe nuestras casas que las suyas".

Los canales de Xochimilco, México

Los canales de Xochimilco, México

Fotografía: P J Rountree

Un problema histórico

Al igual que Xochimilco, muchos de los otros barrios periféricos de la ciudad también carecen de agua y de la infraestructura hidráulica necesaria. La expansión urbana y los asentamientos ilegales en las afueras de la ciudad desde los años 70 han jugado su papel. Los barrios construidos sin infraestructura para empezar han luchado para conseguir que la ciudad les instale los servicios gradualmente.

El aumento de la población y la falta de interés político en ayudar a estas zonas marginadas han hecho que muchos residentes vivan sin un acceso fiable al agua. 

Iván Morales, un investigador de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) dice que la historia natural de estas zonas también afecta a su suministro de agua. "Las zonas todavía contienen algunos de los mismos rasgos del antiguo sistema lacustre de Texcoco. Históricamente, los aztecas dividieron el lago en una zona de agua dulce y otra de agua salada. El agua dulce estaba en las partes más altas y el agua salada en las áreas donde ahora están Texcoco, Iztapalapa, Chalco y Tláhuac".

Esta "agua salada" surge porque el suelo volcánico añade altos niveles de sal y minerales al agua subterránea. Además, muchos de estos barrios están construidos sobre antiguos vertederos y aún hay poca investigación sobre cómo la descomposición de la basura podría estar afectando la calidad del agua allí.

El agua contaminada

Un tambo en agua contaminada

Fotografía: Shutterstock

La contaminación en las vías fluviales de México va mucho más allá del problema de los antiguos vertederos, por desgracia. En 2019, Conagua analizó más de 2000 fuentes de agua superficial en México y encontró que alrededor de dos tercios de ellas no cumplían con los estándares de agua limpia. Los dos mayores consumidores de agua del país son también dos de los mayores contaminadores: la industria (en particular la minería) y la agricultura.

Una reglamentación y una aplicación más estrictas podrían hacer algo para frenar los increíbles vertidos ilegales de aguas grises industriales en las vías fluviales y otras masas de agua de México, dice Morales, pero en este momento las empresas (como las petroleras y las mineras) no tienen suficientes incentivos para proteger sus suministros de agua.

“A veces es más barato para las empresas simplemente verter y pagar una multa que gastar el dinero para limpiar sus aguas residuales", dice Morales.

Las tarifas por el uso del agua se basan en un sistema anticuado que ya no refleja la realidad actual del agua en México: el agua para la agricultura, por ejemplo, es gratuita, una política vinculada a la revolución agrícola del país y a un México antiguo que estaba lleno de recursos naturales y tenía una población mucho más pequeña. Ahora, México tiene una población de 126 millones de personas y cientos de grandes empresas agrícolas que utilizan una cantidad excesiva de agua, y no siempre en la medida de sus posibilidades - mucha agua se pierde en la evaporación y otras formas ineficientes de riego. 

Agua contaminada

Fotografía: Shutterstock

Dulce dice que el agua que recogen de la manguera en las chinampas a menudo sale amarilla y es cuando saben que no deben usarla. Pero incluso si estuviera clara, cuenta Morales, gran parte del agua del país contiene toxinas "bioacumuladas", lo que significa que aunque no nos hagan daño de inmediato, puede haber efectos dañinos a largo plazo.   

Suministros escasos

De los 653 mantos acuíferos de México, 105 están sobreexplotados, según el informe de Conagua sobre el estado del agua en México de 2018. Muchos afirman que el número real es mucho mayor. Sobre el miedo de que México se quede sin agua dulce, López dice es una cuestión regional. En el sur de México, hay mucha agua y una población relativamente pequeña; en el norte, donde vive el grueso de la industria y la gente del país, las fuentes de agua se están secando. Esto se agrava por el hecho de que alrededor del 43% del agua de la Ciudad de México se pierde por fugas en todo el sistema, según López.
 
“Un gran porcentaje de esas fugas ocurren en instalaciones defectuosas en los baños de las personas, que podrían ser arregladas simplemente cambiando una pieza por su repuesto,” añade Morales, explicando que el inestable subsuelo de la Ciudad de México hace que las tuberías rotas y las fugas sean una realidad constante.

El agua y el COVID-19

Mujer con cubrebocas

Fotografía: Shutterstock

México es uno de los países más afectados por COVID-19, con más de 2 millones de casos y casi 200.000 muertes por el virus hasta ahora. Aunque los líderes políticos han animado a los residentes a quedarse en casa a menos que sea absolutamente necesario salir, para la mayoría de los ciudadanos esto no es una opción. Con poca ayuda financiera del gobierno, muchos deben seguir adelante, ir a trabajar y arriesgar su seguridad para alimentar a sus familias.

Poder lavarse las manos regularmente cuando se vive sin acceso al agua corriente puede ser imposible, a pesar de su vital importancia durante una pandemia. Tener que salir de casa para buscar agua es un riesgo más de exposición al virus que estas familias tienen que sopesar.

"La desigualdad, en términos de acceso al agua, era un problema estructural de larga data, la pandemia simplemente llegó y lo exacerbó", explica López, insistiendo en que el verdadero costo de la falta de agua durante la crisis de COVID-19 aún está por verse.

Cómo ayudar

Nuestra nueva estación de agua en el Central de Abasto, México

Nuestra nueva estación de agua en el Central de Abasto, México

#TOGETHERBAND se ha asociado con Harpic para instalar estaciones de lavado de manos públicas en el mercado más grande de la Ciudad de México (y uno de los más grandes del mundo), la Central de Abasto. 


López dice que las estaciones de lavado de manos son un poderoso paso hacia la mejora de la infraestructura de higiene del mercado, añadiendo que "no es la única medida necesaria. Las cubrebocas, el tamaño de las multitudes y la ventilación también son cruciales".

Aquí en #TOGETHERBAND nos comprometemos a ayudar a luchar contra el COVID-19 en México, proporcionando acceso a largo plazo al agua corriente para miles de trabajadores y compradores en las comunidades más pobres del país. #TOGETHERLIVE México va a recaudar fondos para garantizar que Harpic y #TOGETHERBAND puedan continuar este trabajo vital. Ve el show en vivo en YouTube el 13 de marzo a las 19h (1 a.m. hora del Reino Unido), luego aquí en togetherband.org/live. ¡Únete a nosotros!